Inteligencia Emocional en el Aula.

¿ Que es la Inteligencia Emocional ?

 

La inteligencia emocional es la capacidad de reconocer, comprender y manejar nuestras propias emociones, así como las de los demás. Incluye habilidades como la autoconciencia, la autogestión, la empatía y las habilidades sociales. La inteligencia emocional nos permite relacionarnos de manera efectiva con los demás, gestionar el estrés, tomar decisiones conscientes y resolver conflictos de manera constructiva. Es una habilidad importante tanto en el ámbito personal como profesional, ya que influye en nuestra capacidad para tener éxito en nuestras relaciones interpersonales y en nuestras carreras.

 

¿ Por Que es Importante la Inteligencia Emocional ?

 

La inteligencia emocional es importante porque:

  • Mejora las relaciones interpersonales: Permite comprender mejor las emociones propias y ajenas, lo que facilita la comunicación efectiva, la empatía y el establecimiento de relaciones más sólidas.
  • Favorece el bienestar emocional: Ayuda a gestionar el estrés, la ansiedad y otros aspectos negativos de las emociones, promoviendo un equilibrio emocional y una mejor calidad de vida.
  • Impulsa el rendimiento profesional: La capacidad para manejar emociones de forma constructiva influye en la toma de decisiones, la resolución de problemas y el trabajo en equipo, lo que repercute positivamente en el desempeño laboral y la productividad.
  • Facilita el liderazgo efectivo: Los líderes con alta inteligencia emocional suelen inspirar confianza, motivar a sus equipos y resolver conflictos de manera eficiente, lo que contribuye al éxito organizacional.

En resumen, la inteligencia emocional es crucial para el desarrollo personal, las relaciones interpersonales, el éxito profesional y el bienestar general.

 

¿ Como Podemos Trabajar la Inteligencia Emocional en el Aula ?

 

Trabajar la inteligencia emocional en el aula es fundamental para el desarrollo integral de los estudiantes. Aquí hay algunas estrategias para hacerlo:

  • Fomentar la autoconciencia: Promueve actividades que ayuden a los estudiantes a identificar y comprender sus propias emociones. Puedes utilizar diarios emocionales donde escriban sobre cómo se sienten en diferentes situaciones o ejercicios de reflexión guiada.
  • Enseñar habilidades de autorregulación: Proporciona técnicas de relajación, respiración consciente y mindfulness para ayudar a los estudiantes a manejar el estrés y regular sus emociones. Realiza actividades de control emocional, como el juego de roles, donde practiquen la gestión de situaciones difíciles.
  • Desarrollar la empatía: Fomenta la comprensión de las emociones de los demás a través de actividades de colaboración, trabajo en equipo y proyectos grupales. Anima a los estudiantes a ponerse en el lugar de sus compañeros y a practicar el arte de escuchar activamente.
  • Enseñar habilidades sociales: Promueve la comunicación efectiva, la resolución de conflictos y el trabajo en equipo. Realiza actividades que fomenten la cooperación, el liderazgo compartido y la toma de decisiones colaborativa.
  • Modelar comportamientos emocionalmente inteligentes: Los maestros pueden servir como modelos a seguir al mostrar empatía, manejar el estrés de manera constructiva y comunicarse de manera efectiva. Esto ayuda a crear un ambiente de aprendizaje emocionalmente seguro y apoyador.
  • Integrar la inteligencia emocional en el plan de estudios: Busca oportunidades para incorporar lecciones sobre inteligencia emocional en diferentes materias y actividades. Por ejemplo, puedes explorar personajes literarios y discutir sus emociones o aplicar conceptos de inteligencia emocional en proyectos de ciencias sociales.

Al trabajar la inteligencia emocional en el aula, no solo estás preparando a los estudiantes para el éxito académico, sino también para la vida, dotándolos de herramientas valiosas para navegar eficazmente en el mundo emocionalmente complejo en el que vivimos.

«La inteligencia emocional es la clave para desbloquear tu máximo potencial en la vida. No solo te ayuda a entender y gestionar tus propias emociones, sino que también te capacita para construir relaciones más profundas y significativas, tanto en el ámbito personal como profesional. A través de un curso de inteligencia emocional, abrirás las puertas hacia un viaje de autodescubrimiento, crecimiento personal y éxito duradero. ¡Invierte en ti mismo y descubre el poder transformador de la inteligencia emocional hoy mismo! El camino hacia una vida más plena y satisfactoria comienza con un paso valiente hacia el desarrollo de tus habilidades emocionales.»

 

¿ Quieres saber como EspaiEduca puede ayudarte dentro y fuera del aula ?

 

Cómo y por qué es importante Gestionar el Tiempo.

¿ Que es la Gestión del tiempo ?

La gestión del tiempo es un conjunto de prácticas, habilidades y técnicas que se utilizan para planificar, organizar, asignar y controlar el tiempo dedicado a actividades específicas, con el objetivo de aumentar la eficiencia, la productividad y el logro de metas. La gestión del tiempo implica tomar decisiones conscientes sobre cómo se utiliza cada momento disponible para maximizar los resultados deseados.

La gestión del tiempo no solo se trata de hacer más cosas en menos tiempo, sino de hacer las cosas correctas en el tiempo adecuado. Al desarrollar y perfeccionar estas habilidades, los profesionales pueden mejorar su eficiencia, reducir el estrés y lograr un rendimiento óptimo en sus roles laborales.

La gestión del tiempo es la práctica de gestionar tu trabajo para asegurarte de que estás utilizando tu tiempo de la manera más consciente posible. La gestión del tiempo puede aumentar la productividad, pero la mayor ventaja de la gestión eficaz del tiempo es la capacidad de establecer correctamente las prioridades en tu día para hacer espacio para el descanso y el cuidado personal.

¿ Por que es Importante Gestionar el Tiempo.

En la actualidad, sufrimos interrupciones constantemente, generadas por herramientas, notificaciones, emails, redes sociales y muchas otras cosas más. En nuestra economía de la distracción, el caos se ha convertido en la norma.

Es casi imposible concentrarse en lo que realmente importa o saber si le estás dando prioridad al trabajo correcto en el momento adecuado. Lo que tenías planeado para el día se esfuma ante las tareas de alta prioridad, los mensajes aparentemente urgentes y las notificaciones interminables. El 80 % de los trabajadores del conocimiento informan que trabajan con su bandeja de entrada u otras aplicaciones de comunicación abiertas para seguir el ritmo del trabajo. Como resultado, los trabajadores son menos eficientes y es más probable que los mensajes, las acciones y las fechas de entrega se pasen por alto.

Cuando una persona no sabe gestionar su tiempo las consecuencias no se hacen esperar. Nuestra salud, el trabajo y las relaciones familiares pueden verse afectadas por una gestión ineficiente de nuestro tiempo. A continuación se muestra una clasificación de las áreas que pueden verse afectadas por nuestra falta de organización:

Consecuencias para la salud
La falta de organización puede llevar a situaciones estresantes y generar ansiedad al tener que lidiar con plazos ajustados o acumulación de trabajo. El estrés o la ansiedad que esto nos genera suponen un factor de riesgo para la aparición de algunas enfermedades, como es el caso de los trastornos cardiovasculares (hipertensión o ataques cardíacos) o digestivos (colon irritable, úlceras, acidez).

Pero también nuestra salud mental puede verse afectada. Los trastornos de ansiedad, las adicciones, o la depresión pueden verse precipitados por una mala organización del tiempo. La ausencia de descansos (que deben estar incluidos en tu planning de organización del tiempo) es una de las causas más comunes de la repercusión de la falta de tiempo en tu salud.

Además, la constante sensación de estar ocupado puede llevar al agotamiento y al estrés crónico, que puede suprimir las respuestas del sistema inmunológico, haciéndote más susceptible a infecciones y enfermedades. Y ese estrés y ansiedad constantes pueden perturbar los patrones normales de sueño, llevando a insomnio o a un sueño de mala calidad, lo que a su vez afecta la salud general.

Por otro lado, el mal manejo del tiempo puede conducir a hábitos alimenticios poco saludables, como comer en exceso, preferir comida rápida por falta de tiempo para preparar comidas saludables, o saltarse comidas. Igualmente, ese déficit organizativo puede resultar en una falta de tiempo dedicado a la actividad física, lo que conlleva riesgos de salud como enfermedades cardíacas, diabetes y obesidad.

Consecuencias en el trabajo
La reducción del rendimiento, el estrés laboral, el burnout (estar quemado), la incapacidad para asumir tareas interesantes por no tener tiempo para ello o la pérdida de objetivos son algunas de las secuelas que la falta de organización pueden tener sobre nuestra profesión.

Y es que, sin una estructura de tiempo clara, las tareas pueden llevar más tiempo del necesario, reduciendo la eficiencia general. Así, la calidad del trabajo se ve disminuida, ya que la prisa por cumplir plazos puede afectar la atención al detalle. La desorganización a menudo conduce a errores en la priorización de tareas, lo que puede resultar en la entrega tardía de proyectos y objetivos no alcanzados.

¿ Como gestionarlo de forma eficaz?

Gestionar el tiempo eficazmente es fundamental para aumentar la productividad y lograr un equilibrio entre el trabajo, los estudios y la vida personal. Aquí tienes algunas formas prácticas de gestionar el tiempo:

1. Establecer metas claras:

  • Define metas a corto y largo plazo para tener una dirección clara.
  • Prioriza tus metas según su importancia y urgencia

2. Planificación diaria:

  • Crea una lista de tareas diarias para organizar tu jornada.
  • Utiliza herramientas como agendas, aplicaciones de gestión de tareas o calendarios.

3. Priorización de tareas:

  • Identifica y enfócate en las tareas más importantes y urgentes primero.
  • Utiliza la matriz de Eisenhower para clasificar las tareas según su importancia y urgencia.

4. Técnica Pomodoro:

  • Divide el tiempo en bloques de trabajo (por ejemplo, 25 minutos) seguidos de un breve descanso.
  • Esta técnica ayuda a mantener la concentración y a evitar la fatiga mental.

5. Elimina distracciones:

  • Identifica y minimiza las distracciones, como notificaciones de teléfono o redes sociales.
  • Considera utilizar aplicaciones o configuraciones que bloqueen distracciones durante períodos específicos.

6. Delegación de tareas:

  • Delega responsabilidades cuando sea posible y apropiado.
  • Esto libera tiempo para concentrarte en tareas más críticas.

7. Aprender a decir no:

  • No aceptes más tareas de las que puedes manejar.
  • Aprende a establecer límites y decir no cuando sea necesario.

8. Automatización de tareas:

  • Utiliza herramientas y software para automatizar tareas repetitivas siempre que sea posible.
  • La automatización puede ahorrarte tiempo y reducir errores.

9. Evaluar y ajustar:

  • Regularmente revisa tus metas y ajusta tu enfoque según sea necesario.
  • Aprende de tus experiencias y mejora continuamente tu proceso de gestión del tiempo.

10. Tiempo para descansar:

  • Incluye períodos de descanso en tu planificación para evitar la fatiga y mejorar la concentración.
  • El descanso adecuado contribuye a un rendimiento más eficiente.

11. Aprender a delegar:

  • Si trabajas en equipo, asigna tareas según las habilidades y fortalezas de cada miembro.
  • La delegación eficiente distribuye la carga de trabajo y mejora la eficiencia.

Recuerda que la gestión del tiempo es una habilidad que se perfecciona con la práctica y la adaptación a tus necesidades específicas. Experimenta con diferentes enfoques y encuentra la combinación que funcione mejor para ti.

 

 

¿ Quieres aprender a gestionarlo de forma eficaz ?

Ponte en contacto con nosotr@s

 

Importancia de la formación continua en el sector educativo

Desde EspaiEduca tenemos presente y reconocemos la importancia de estar permanentemente orientados y orientadas a  la formación y actualización permanente.

La formación continua en el sector educativo es de vital importancia por varias razones:

  1. Mantenerse actualizado: El campo de la educación está en constante evolución debido a los avances en la tecnología, la investigación pedagógica y las tendencias educativas. Los educadores deben mantenerse actualizados para incorporar nuevas metodologías, herramientas y enfoques que mejoren la calidad de la enseñanza y el aprendizaje.
  2. Mejorar la calidad de la enseñanza: La formación continua permite a los educadores adquirir nuevas habilidades y conocimientos que les permiten ser más efectivos en el aula. Esto se traduce en una mejor calidad de la enseñanza y, en última instancia, en un mejor rendimiento académico de los estudiantes.
  3. Adaptarse a las necesidades cambiantes de los estudiantes: Los estudiantes de hoy tienen necesidades y estilos de aprendizaje diversos. La formación continua ayuda a los educadores a adaptarse a estas diferencias y a desarrollar estrategias pedagógicas que atiendan las necesidades individuales de sus estudiantes.
  1. Fomentar la innovación: La formación continua brinda a los educadores la oportunidad de experimentar con nuevas ideas y enfoques educativos. Esto puede llevar a la innovación en la enseñanza y a la creación de entornos de aprendizaje más dinámicos y efectivos.
  2. Promover la profesionalización: La formación continua es un componente clave en la profesionalización de la docencia. Ayuda a los educadores a desarrollar competencias sólidas y a mantener altos estándares éticos y profesionales en su trabajo.
  3. Cumplir con los requisitos legales y normativos: En muchos lugares, los educadores están obligados a participar en programas de formación continua para mantener sus certificaciones y cumplir con las regulaciones gubernamentales y escolares.
  4. Fomentar la reflexión y la mejora continua: La formación continua alienta a los educadores a reflexionar sobre su práctica y a buscar formas de mejorarla. Esta cultura de mejora continua beneficia tanto a los educadores como a los estudiantes.
  5. Fortalecer la autoestima y la satisfacción laboral: La formación continua puede aumentar la confianza de los educadores en su capacidad para abordar los desafíos educativos. Esto, a su vez, puede aumentar la satisfacción laboral y el compromiso con la profesión.

En resumen, la formación continua en el sector educativo es esencial para garantizar que los educadores y educadoras  estén preparados/as para enfrentar los desafíos cambiantes del mundo actual y proporcionar una educación de calidad que prepare a los estudiantes para un futuro exitoso. Además, contribuye a la mejora constante de la calidad de la educación y al desarrollo profesional del personal docente.

En Espai Educa tenemos una linea especifica de desarrollo competencial en el sector educativo. Te animas a formar parte de nuestra Red Educativa ?

 

En EspaiEduca estamos comprometidos y comprometidas con el acompañamiento a nivel formativo a educadores/as , formadores y docentes/as, si te interesa formarte sobre este tema tenemos un curso para ti 100% subvencionado.

Para mas información  sobre el curso o cualquier otro motivo, puedes contactar con nosotros .

 

contacto@espaieduca.com

@EspaiEduca

 

 

Necesitas desarrollar el Plan de Igualdad de tu empresa ?

 

Tras la modificación de la Ley Orgánica 3/2007, de 22 de marzo, para la igualdad efectiva de mujeres y hombres, el Plan de Igualdad es un requisito para muchas empresas, sin embargo, abordar su elaboración e implantación puede convertirse en una tarea compleja. Si no sabes por dónde empezar, en EspaiEduca te explicamos qué es un Plan de Igualdad y todo lo que necesitas saber sobre su proceso de elaboración e implementación.

 

¿Qué es un Plan de Igualdad?
Un plan de igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres es un conjunto de medidas encaminadas a garantizar la igualdad entre hombres y mujeres en el entorno laboral. Busca la eliminación de aquellas barreras que dificultan, limitan o impiden la igualdad de trato entre sexos en la empresa.

Entre los objetivos del plan de igualdad laboral está eliminar la discriminación por razón de sexo, garantizar la igualdad de trato entre mujeres y hombres en el ámbito laboral y erradicar todos aquellos comportamientos, costumbres o estereotipos que impiden la igualdad efectiva entre mujeres y hombres en la empresa.

Los Planes de Igualdad han sido definidos en la Ley Orgánica 3/2007. Sin embargo, el gobierno ha actualizado esta normativa con la puesta en vigor del Real Decreto-Ley 6/2019, el cual establece nuevas pautas a la hora de diseñar e implementar un Plan de Igualdad. Asimismo, estas normativas se complementan con el Real Decreto 901/2020, de 13 de octubre, que define los procesos para elaborar el Plan de Igualdad y establece la obligatoriedad de realizar un registro salarial para todas las empresas y una auditoría retributiva para aquellas organizaciones con más de 50 empleados.

 

Plan de Igualdad: Guía para empresas 2023
Definir qué es un plan de igualdad en la empresa es solo el primer paso de esta guía sobre el Plan de Igualdad, por lo que en los siguientes puntos vamos a profundizar más sobre sus aspectos principales: quiénes están obligados, cuándo es la fecha tope para elaborarlos o cuáles son las fases de las que consta.

 

¿En qué consiste el plan de igualdad?
Podemos resumir en qué consiste un Plan de Igualdad en tres elementos generales:

  • Un Plan de Igualdad para empresas contiene una primera evaluación de la situación en materia de igualdad de la organización, que se plasma en el denominado informe de situación previa o de diagnóstico previo.
  • Este plan de igualdad de género, en base a ese diagnóstico previo, recoge también el conjunto de medidas necesarias para resolver los problemas de desigualdad detectados, así como el calendario de actuaciones y los marcadores y controles necesarios para poder llevar un seguimiento de la implementación de las medidas y una evaluación de las mismas.
  • Incluye, además, el mecanismo o protocolo para adoptar medidas correctoras en caso de ser necesario. El plan también indica quiénes son los encargados de implementar las medidas y llevar su seguimiento.

¿Qué empresas deben tener un Plan de Igualdad?
Las empresas de más de 50 personas trabajadoras deben implementar un Plan de Igualdad obligatorio. Así como aquellas empresas cuyo convenio colectivo así lo determine.

Para empresas con plantillas más pequeñas, la implementación del Plan de Igualdad es voluntaria, si bien, como veremos a lo largo de este artículo, muy recomendable, puesto que aporta varios beneficios a la empresa y contribuye a mejorar la igualdad en el ámbito laboral y en la sociedad.

 

Plan de Igualdad para empresas

¿Cuándo deben adaptarse las empresas?
Con el Decreto 6/2019 sobre igualdad de género en empresas, se establecieron los plazos que tiene el Plan de Igualdad para su implementación y aplicación, en concreto:

  • Empresas de entre 150 y 250 personas trabajadoras hasta el 7 de marzo de 2020.
    Empresas entre 100 y 150 personas trabajadoras hasta el 7 de marzo de 2021.
    Empresas entre 50 y 100 personas trabajadoras hasta el 7 de marzo de 2022.

Es decir, que actualmente, cualquier empresa de más de 50 empleados y empleadas debe tener ya implementado su Plan de Igualdad, no tenerlo ya en marcha, es motivo de sanción, como veremos más adelante.

 

¿Qué requisitos debe cumplir una empresa para poder implementar un Plan de igualdad?
Para implementar un Plan de Igualdad de empresas es necesario seguir una serie de pasos y requisitos:

  • Establecer la comisión negociadora del plan de igualdad, que será la encargada de negociar los objetivos específicos de la igualdad de género y las metas que se pretenden alcanzar en la empresa.
  • Llevar a cabo un registro salarial de toda la plantilla. Será necesario agrupar los salarios del personal por sexo y grupos sociales, estableciendo la media y la mediana de cada categoría.
  • En base a ese registro salarial, elaborar una auditoría retributiva, en la cual se pongan de manifiesto las desigualdades a subsanar.
    Elaborar el Plan de Igualdad, atendiendo a las pautas establecidas por el Ministerio de Igualdad.
  • Desarrollar un protocolo de acoso laboral con carácter sexual o la discriminación por razón de sexo, fomentar la selección de personal sin sesgos de género, o conciliación de la vida laboral y familiar.
  • Formar a la plantilla y la dirección en materia de igualdad para facilitar la implantación del plan y fomentar la cultura de la igualdad en la empresa.

 

¿Necesitas mas información o que te ayudemos a realizar tu Plan de Igualdad? Ponte en contacto con nosotr@s en ;

contacto@espaieduca.com

@espaieduca

¿ Que es la formación Bonificada ?

¿Qué es la formación programada?

La formación programada (antiguamente formación bonificada) es un tipo de formación subvencionada a través de la cual las empresas proporcionan a sus trabajadores cursos que estén relacionados con su puesto de trabajo, con el objetivo de aumentar sus capacidades productivas y sus competencias profesionales.

La principal característica de la formación programada es que es totalmente gratuita para los trabajadores y trabajadoras y además no supone ningún coste para la empresa, que puede bonificar hasta el 100% del importe de los cursos a través de la Seguridad Social.

En EspaiEduca trabajamos en 3 líneas formativas, Igualdad de género, Educación y desarrollo de competencias transversales.

¿Qué crédito tiene mi empresa para formación?

Todas las empresas disponen de un crédito anual que depende de las cotizaciones que se hayan realizado en el año anterior y del tamaño de su plantilla, así como de la cantidad total aportada en concepto de Formación Profesional. A partir de estos datos, puedes saber de cuánto crédito dispone tu empresa según la siguiente tabla:

  • 1 a 5 trabajadores: disponen de una cantidad mínima de 420€.
  • 6 a 9 trabajadores: 100% de la cantidad cotizada.
  • 10 a 49 trabajadores: 75% de la cantidad cotizada.
  • 50 a 249 trabajadores: 60% de la cantidad cotizada.
  • 250 trabajadores en adelante: 50% de la cantidad cotizada.

¿Cómo puedo aprovechar esta ayuda?

Si eres trabajador en régimen general* o empresario/a que quiere aprovechar su crédito y formar a sus empleados, en EspaiEduca te ayudamos con todos los trámites. Nos encargamos de toda la gestión con FUNDAE (antes Fundación Tripartita) y de la ejecución de la formación, para que sólo tengas que preocuparte de elegir el curso.

¿Cómo solicito la bonificación de un curso?

  1. Cuéntanos que formación te interesa. Siempre puedes mirar nuestro catalogo de cursos.
  2. Nosotras te solicita la bonificación .
  3. Nuestro equipo  se pondrá en contacto contigo para explicarte cuál es el procedimiento.

 

Cuéntanos cual es tu idea, te acompañamos a ponerla en práctica. Ponte en contacto con nosotr@s:

contacto@espaieduca.com

@EspaiEduca

 

Plan de Igualdad en la Empresa

Las empresas con más de 50 personas en plantilla deben contar con un plan de igualdad, pero, ¿qué es? ¿En qué consisten sus medidas? ¿Qué empresas están obligadas a tenerlo y desde cuándo?

 

Un plan de igualdad es un conjunto ordenado de medidas evaluables, dirigidas a remover los obstáculos que impiden o dificultan la igualdad efectiva de mujeres y hombres, y a eliminar la discriminación por razón de sexo en las empresas. El plan de igualdad se estructura tras la realización previa de un diagnóstico, negociado con la representación legal de las personas trabajadoras, y elaborado en la comisión negociadora de dicho plan de igualdad.

Los planes de igualdad deberán fijar los objetivos de igualdad a alcanzar, las estrategias y prácticas a adoptar para su consecución. También deben incluir el establecimiento de sistemas eficaces de seguimiento y evaluación de los objetivos fijados.

El Real Decreto-ley 6/2019, de 1 de marzo, redujo de 250 a 50 el número necesario de personas en plantilla para que fuera obligatoria la aplicación y elaboración de un plan de igualdad. Esta novedad se ha ido integrando de forma progresiva:

Desde el pasado 7 de marzo de 2020, lo deben tener todas las empresas con más de 150 personas en plantilla.
A partir del 7 de marzo de 2021, deberán tenerlo todas las empresas con más de 100 personas en plantilla.
A partir del 7 de marzo de 2022, deberán tenerlo todas las empresas de 50 a 100 personas en plantilla.
Los planes de igualdad obligatorios por el número de personas en plantilla deberán ser negociados con la representación legal de las personas trabajadoras. Así lo establece el reglamento aprobado a través del Real Decreto-ley 901/2020, de 13 de octubre, que entra en vigor el 14 de enero de 2021.

¿Quién negociará el plan de igualdad y los diagnósticos de los mismos en los grupos de empresas?

Esta negociación de un plan de igualdad de grupo se regirá por lo establecido en el artículo 87.2 del ET para los convenios sectoriales.

Los sindicatos que tengan la consideración de más representativos a nivel estatal, así como, en sus respectivos ámbitos, las organizaciones sindicales afiliadas, federadas o confederadas a los mismos.
Los sindicatos que tengan la consideración de más representativos a nivel de comunidad autónoma respecto de los convenios que no trasciendan de dicho ámbito territorial, así como, en sus respectivos ámbitos, las organizaciones sindicales afiliadas, federadas o confederadas a los mismos.
Y los sindicatos que cuenten con un mínimo del diez por ciento de los miembros de los comités de empresa o delegados de personal en el ámbito geográfico y funcional al que se refiera el convenio.

¿Por dónde empiezo?
La redacción del plan de igualdad se desarrolla en cinco fases comunes a todas las empresas. A continuación, veremos en profundidad cada una de ellas:

Fase 1. Comunicación y apertura de la negociación y constitución de la comisión negociadora.
El primer paso a la hora de poner en marcha el plan de igualdad es comunicar el compromiso de la compañía con la igualdad de género y la creación de la Comisión de igualdad o Comisión negociadora. Este compromiso tendrá que hacerse por escrito siguiendo el proceso especificado en la Ley.

Después, las empresas tendrán que constituir esta comisión en los siguientes plazos:

Empresas de 50 o más trabajadores: 3 meses desde que se alcance el nº de personas que hacen obligatorio tener el plan.
Empresas sujetas al convenio colectivo: lo determinado en el convenio.
Empresas con autoridad laboral: lo que se establezca en el acuerdo.
Por supuesto, la Comisión ha de estar formada de manera equilibrada según las personas que formen parte de la plantilla, promoviéndose una composición equilibrada entre mujeres y hombres en cada una de las partes.

Además, es recomendable que, si los participantes en la Comisión no tienen conocimientos ni experiencia suficiente en igualdad de género, se cuente con un asesoramiento externo especializado en esta materia, quienes intervendrán con voz, pero sin voto.

Fase 2. Realización del diagnóstico.
Todo plan o estrategia debe tener un punto de partida y para ello sirve esta fase: para analizar la situación de la empresa y conocer el grado de integración de la igualdad entre mujeres y hombres en la misma. Además, también nos servirá para detectar aquellas situaciones de desigualdad o discriminación que se estén produciendo o que se puedan producir. Aquí las empresas deberán analizar, entre otros, los siguientes puntos, desde una perspectiva de género:

Estudio de las condiciones de trabajo de la plantilla.
Índices de participación dentro de la empresa.
Acceso a los recursos y desarrollo de las personas que conforman la plantilla.
Política retributiva: este punto deberá realizarse a través de una auditoría retributiva conforme a lo previsto en el Real Decreto 902/2020, de 13 de octubre, de igualdad retributiva entre mujeres y hombres.
En esos aspectos son en los que basará el Plan de Igualdad. La Comisión de igualdad, una vez recopilado toda la información, debatirá y negociará las propuestas de mejora en la materia que quedarán recogidas en dicho plan.

Fase 3. Diseño, aprobación y registro del plan de igualdad.
Una vez analizada la situación de la que partimos, podremos empezar a elaborar el Plan de Igualdad. Para ello, lo primero que tendremos que hacer es definir unos objetivos específicos, cuantitativos y cualitativos, que tengan como fin resolver las desigualdades y necesidades de mejora detectadas en la fase de diagnóstico. Se trata de dar respuesta a la pregunta “¿Qué queremos conseguir con la aplicación del Plan de Igualdad?”

Después tendremos que responder a las siguientes preguntas:

¿Qué acciones serán necesarias para alcanzar los objetivos fijados?
¿Qué recursos necesita la empresa para llevarlos a cabo?
¿Cuáles serán los indicadores de seguimiento para cada acción?
¿Cómo se recogerá la información para la evaluación y el seguimiento?
¿Cuál es el cronograma de aplicación del plan?
¿Quiénes serán los responsables de su ejecución? ¿Y de su evaluación y seguimiento?

Una vez que tengamos toda esta información completada, podremos llevar a cabo la redacción de nuestro Plan de Igualdad, que ha de estructurarse en estos once apartados:

Presentación de la empresa.
Determinación de las partes que lo conciertan.
Ámbito personal, territorial y temporal.
Informe del diagnóstico.
Resultados de la auditoría retributiva.
Objetivos del Plan de Igualdad.
Medidas de igualdad, prioridades y recursos.
Seguimiento y revisión del plan de igualdad.
Evaluación del plan de igualdad.
Procedimiento de modificación.
Calendario de actuaciones.
Por último, la comisión negociadora o quien formule la solicitud deberá presentar a través de medios electrónicos ante el Registro de la autoridad laboral competente la solicitud de inscripción del plan. Esto deberá realizarse dentro del plazo de quince días a partir de la firma del plan de igualdad.

Fase 4. Implantación y seguimiento del plan de igualdad.
Llega la hora de ejecutar el plan poniendo en marcha todas las medidas y acciones contempladas en el mismo, según lo dicte el cronograma.

Al mismo tiempo que se desarrollan estas acciones, tendremos que realizar el seguimiento de las mismas, una fase crucial para verificar que la ejecución de medidas va según lo previsto. Además, este seguimiento no servirá para detectar desajustes y poder adoptar medidas correctoras. En este sentido, se llevará a cabo una revisión del plan con el objetivo de añadir, reorientar, mejorar, corregir, intensificar, atenuar o, incluso, dejar de aplicar alguna de las medidas o acciones contempladas en él.

A partir de estos datos, la empresa tendrá que realizar un informe de seguimiento que servirá, a su vez, para la evaluación del plan de igualdad.

Fase 5. Evaluación del plan de igualdad.
Llega la hora de la verdad en la que deberás responder a la siguiente pregunta: ¿el plan te ha permitido cumplir los objetivos?

Para ello tendrás que considerar toda la información recopilada en las fases anteriores y elaborar un informe de evaluación que especifique los resultados obtenidos en base a los objetivos e indicadores que fijaste al principio.

Por último, recordar que la implantación de un plan de igualdad no es un proyecto que empieza y acaba, sino que se encuentra en evolución constante de acuerdo con las nuevas necesidades que se detecten. Es, en definitiva, un proceso circular y continuo que enlaza la finalización de la vigencia de cada plan, y su evaluación, con el arranque del nuevo plan.

¿Quieres formarte para realizar tu propio Plan e Igualdad de tu empresa ?

 

ID: 2801. Diseño, elaboración y gestión de planes de igualdad.

¿Qué es la neuroeducación?

La neuroeducación es la disciplina que estudia el funcionamiento del cerebro durante el proceso de enseñanza-aprendizaje. Estudia el desarrollo del cerebro humano y su reacción a los estímulos, que posteriormente se transforman en aprendizaje. Para que este proceso funcione de la mejor manera posible, diversas disciplinas y profesionales han detectado que la emoción y la motivación son clave.

Y es que “el cerebro sólo aprende si hay emoción”, tal y como afirman muchos autores y autoras. Por esta razón, introducir la neuroeducación en el aula puede transformar la manera de dar clase y fomentar un aprendizaje más significativo.

¿Qué es la neuroeducación?

Es una disciplina que promueve la integración entre las ciencias de la educación y la neurología donde profesionales de la educación y neurociencia desarrollan estrategias alineadas para potenciar este fin. Qué es la neuroeducación, es producir una mejora en los métodos de enseñanza y en los diferentes programas educativos en consonancia con la neurociencia.

Mediante la neuroeducación podemos conocer cuáles son los mecanismos que van a suponer un incentivo o que van a captar la atención de los/as estudiantes. Así, podemos individualizar las clases impartidas priorizando la creación de estímulos para que los conocimientos pueden ser consolidados más fácilmente por los alumnos y las alumnas.

La neuroeducación genera conexiones neuronales que servirán de base a cualquier persona para asentar las bases de su aprendizaje y poder tener mayores habilidades y competencias para formase, completar su proceso académico y desarrollarse a nivel personal.

¿Cuáles son los beneficios de la neuroeducación?

Uno de sus mayores beneficios de la neuroeducación es gestionar las emociones. Acompaña a las personas a identificar qué tipo de emoción están sintiendo para no reaccionar impulsivamente a ellas y así, poder dar una respuesta más acertada. La gestión de las emociones tiene que ser utilizada para potenciar el aprendizaje. Es descubrir cómo el cerebro aprende.

Otro de los grandes beneficios de la neuroeducación radica en la prevención de dificultades en el aprendizaje. Esto es debido a las habilidades que nos otorga para identificar que un alumno o alumna pueda tener dificultades de aprendizaje y definir estrategias de acompañamiento a superar estas dificultades

Una nueva educación es posible y necesaria. Pero ello requiere ir más allá de lo cognitivo y atender las necesidades sociales, emocionales y físicas de todas las personas en un contexto de enseñanza aprendizaje. Esta nueva mirada nos la suministra la neuroeducación, un enfoque integrador y transdisciplinar cuyo objetivo es mejorar los procesos de enseñanza y aprendizaje a partir de los conocimientos científicos alrededor del funcionamiento del cerebro. La neuroeducación o neurodidáctica es un campo de actuación muy reciente con carácter multidisciplinar. En este campo emergente convergen especialidades como la neurociencia, la psicología, la ciencia cognitiva y la pedagogía para mejorar los métodos de enseñanza.

En EspaiEduca estamos comprometidos y comprometidas con esta necesidad y disponemos de cursos de formación destinados a profesionales del sector educativo y personas que quieran profundizar o conocer que aplicaciones pudiera tener la neuroeducación.

Mas información sobre el curso. Hacer clic en la imagen.

 

 

@EspaiEduca

Plan de igualdad obligatorio en 2022 para las empresas de más de 50 personas en plantilla.

Las empresas con más de 50 personas en plantilla deben contar con un plan de igualdad, pero, ¿qué es? ¿En qué consisten sus medidas? ¿Qué empresas están obligadas a tenerlo y desde cuándo? 

 

Un plan de igualdad es un conjunto ordenado de medidas evaluables, dirigidas a remover los obstáculos que impiden o dificultan la igualdad efectiva de mujeres y hombres, y a eliminar la discriminación por razón de sexo en las empresas. El plan de igualdad se estructura tras la realización previa de un diagnóstico, negociado con la representación legal de las personas trabajadoras, y elaborado en la comisión negociadora de dicho plan de igualdad. 

Los planes de igualdad deberán fijar los objetivos de igualdad a alcanzar, las estrategias y prácticas a adoptar para su consecución. También deben incluir el establecimiento de sistemas eficaces de seguimiento y evaluación de los objetivos fijados. 

¿Quién debe iniciar un plan de igualdad? 

La iniciativa debe correr a cargo de la empresa. Si no es así, la representación legal de los trabajadores (RLT) debe pedirle por escrito la constitución de la comisión negociadora. De no recibir respuesta, o ante la negativa de la empresa, debe solicitarse la actuación de la Inspección de Trabajo. 

¿Qué empresas están obligadas a elaborar un plan de igualdad? 

El Real Decreto-ley 6/2019, de 1 de marzo, redujo de 250 a 50 el número necesario de personas en plantilla para que fuera obligatoria la aplicación y elaboración de un plan de igualdad. Esta novedad se ha ido integrando de forma progresiva: 

  • Desde el pasado 7 de marzo de 2020, lo deben tener todas las empresas con más de 150 personas en plantilla. 
  • A partir del 7 de marzo de 2021, deberán tenerlo todas las empresas con más de 100 personas en plantilla. 
  • A partir del 7 de marzo de 2022, deberán tenerlo todas las empresas de 50 a 100 personas en plantilla. 

Los planes de igualdad obligatorios por el número de personas en plantilla deberán ser negociados con la representación legal de las personas trabajadoras. Así lo establece el reglamento aprobado a través del Real Decreto-ley 901/2020, de 13 de octubre, que entra en vigor el 14 de enero de 2021. 

 El plan de igualdad es obligatorio a partir del 7 de marzo de 2022 para las empresas de más de 50 personas en Plantilla. 

Aunque el plan de igualdad ya existía de forma obligatoria para empresas de más de 250 trabajadores, en 2021 se ha ido implantando esta obligatoriedad a las empresas públicas y privadas de más de 150 trabajadores para que establezcan y registren sus planes de igualdad. Finalmente, será en marzo de 2022, cuando las empresas con más de 50 trabajadores tengan que implantar el Plan de Igualdad, el último tramo que quedaba por adaptarse a la normativa. 

 ¿Cuándo es obligatorio elaborar y aplicar un plan de igualdad? 

El plan de igualdad sigue siendo obligatorio: 

  • Cuando lo establezca el convenio colectivo de aplicación, independientemente del número de personas en plantilla, en los términos previstos en el convenio colectivo. 
  • Cuando lo acuerde la autoridad laboral en un procedimiento sancionador, en sustitución de las sanciones accesorias por la elaboración y aplicación de dicho plan. Será previa negociación o consulta, en su caso, con la representación legal de las personas trabajadoras, en los términos que fije el indicado acuerdo. 

En los planes de igualdad obligatorios porque lo establezca el convenio colectivo o el acuerdo sancionador, se aplicará el Reglamento aprobado a través del Real Decreto-ley 901/2020, de 13 de octubre, salvo en aquello que expresamente diga el convenio o el acuerdo que no se aplica el Reglamento. 

Si la empresa no está obligada a tener un plan de igualdad, ¿puede tenerlo? 

Sí. El resto de empresas no obligadas a tenerlo pueden contar con un plan de igualdad de forma voluntaria. Podrá elaborarlo e implantarlo, previa consulta o negociación con la representación legal de las personas trabajadoras, si hubiera. Es de aplicación el reglamento cuando así se acuerde en el plan de igualdad. 

Si no hay representación legal de las personas trabajadoras, la empresa podrá hacerlo de forma unilateral. O puede crear una comisión compuesta por personas de la plantilla y de la empresa, que estén formadas en materia de igualdad, si es posible. 

¿Qué pasa en las empresas para las que el plan de igualdad no es obligatorio? 

En las empresas en las que no es obligatorio tener un plan de igualdad, ¿debe tenerse alguna medida para evitar la discriminación laboral entre mujeres y hombres? 

Sí, todas las empresas, independientemente del número de personas en plantilla, están obligadas a respetar la igualdad de trato y de oportunidades en el ámbito laboral. Y, con esta finalidad, deberán adoptar medidas dirigidas a evitar cualquier tipo de discriminación laboral entre mujeres y hombres. Estas medidas deberán negociarse, y en su caso acordarse, con la representación legal de las personas trabajadoras en la forma que se determine en la legislación laboral. 

La Inspección de Trabajo entendemos que intensificará su labor en los próximos años. No solo tendrá que comprobar si las empresas obligadas tienen efectivamente un plan de igualdad, su implantación y seguimiento. Además, potenciará su labor en todas las empresas sobre la aplicación de medidas de igualdad y antidiscriminatorias. Todas las empresas están obligadas a ellas y esta obligación aparece en la ley y en el reglamento. 

 

¿ Quieres formarte para realizar tu Plan de Igualdad ? Inscríbete en nuestro curso

 

 

¿ Quieres que te acompañemos a realizar tu Plan e Igualdad ? Solicita información y nos pondremos en contacto contigo.

[wpforms id=»4438″]

¿Y si emprender es un estilo de vida y no solo crear una empresa?

Ser una persona emprendedora no significa necesariamente tener una empresa, significa reunir características puntuales que conlleven a atacar con eficientes soluciones los problemas; actuar con creatividad en dar respuestas acertadas a cualquier interrogante.
Toda persona emprendedora sabe, que cada revés que tenga; debe hacer lo posible para convertirlo en un paso más hacia el éxito de su proyecto, y por qué no al proyecto de vida.
Al desarrollar un proyecto con pasión te embarga una emoción, una energía positiva que hace que involucres tu proyecto en casi todos los aspectos de tu vida; decidiendo con tus propias decisiones, y de manera equilibrada, qué tiempo darle a cada uno de ellos.
Todo lo que marca una pauta en las actividades cotidianas de una persona, termina por convertirse en un estilo de vida; el emprendimiento no escapa a esta norma.
En todo este proceso de aprendizaje, vas aumentando tu autoconfianza, ya que, si no crees en ti y en tu proyecto, cómo podrás vendérselo a otros. Además, adquieres disciplina fundamental para el manejo de personal. Todos los días se presentan nuevos desafíos, persevera y no te rindas ante las fallas.
Es fundamental aprender a manejar la frustración que arrastra el no conseguir resultados rápidos; en la medida en que nuestro proyecto avanza, nos damos cuenta de que es absolutamente necesario adquirir conocimientos en otras disciplinas.
Además de ir incorporando los nuevos hábitos en nuestra vida y así, estar siempre actualizados y actualizadas.
Si definitivamente podemos hacer del emprendimiento un estilo de vida que al final, nos proporcionará mayor satisfacción personal y profesional.
Nuestra misión en la vida, la misión de EspaiEduca emprender y queremos aprender contigo.

@espaieduca

 

Misión Emprender. Los hábitos de los emprendedores de éxito.

¿ Por que es Importante La Formación Continua ?

Según la ONU, la educación es un derecho de todas las mujeres y los hombres, ya que nos proporciona “las capacidades y conocimientos críticos necesarios para convertirnos en ciudadanos empoderados, capaces de adaptarse al cambio y contribuir a la sociedad”. La educación además está protegida en la Declaración Universal de Derechos Humanos, y reconocida como uno de los cinco derechos culturales básicos.

Y ya lo decía Nelson Mandela, «La educación es el arma más poderosa que puedes usar para cambiar el mundo.»”.

Vivimos en una sociedad que vive constantemente profundos cambios, queramos o no, así que lo más interesante para nuestros intereses, tanto personales como profesionales, es apostar por la formación continua como vía para permanecer como personas actualizadas y preparadas para las nuevas circunstancias.

Por otro lado, el mercado laboral está en permanente evolución y las empresas, en un escenario altamente competitivo, buscan nuevos servicios y productos para sobresalir del resto, lo que a su vez requiere de un capital humano en constante reciclaje, que sepa afrontar los retos tanto a nivel de competencias técnicas como de habilidades personales y sociales.

Por tanto, la formación es crucial en el desarrollo personal y profesional de cualquier persona, por el impacto que genera a distintos niveles.

Para las personas trabajadoras la inversión de tiempo en formación incrementará nuestras oportunidades de empleo y competencias. Además, la formación supone un recurso en el mercado laboral ya que cuanto mayor es la formación recibida, se está en mejores condiciones de permanencia en un puesto de trabajo o acceder con más facilidad a otro mas acorde con nuestros objetivos profesionales.

Para las empresas, la formación incrementa la productividad de las personas trabajadoras, aumenta su motivación, genera mayor confianza en la propia organización, propicia un sentimiento de adhesión y pertenencia a la empresa, disminuye la sensación de estancamiento profesional y fomenta la retención del talento.

En la actualidad existen planes de ayuda a la Formación Continua financiados por El Fondo Social Europeo y la Fundación Tripartita. Las empresas pueden disponer de un crédito anual marcado legislativamente en función de las personas empleadas de la empresa y de la cuantía ingresada por la empresa en concepto de cuota de formación profesional, entre otros factores.

Aún con todas estas facilidades hay un gran número de ellas que no llegan a consumir el 100% del crédito que les es asignado.

El beneficio de la formación no es sólo para el trabajador, sino también para la empresa, ya que para ambos supone una inversión para enfrentar los retos del futuro.

Por todo esto merece la pena plantearnos, empresa y personas trabajadoras, si queremos mejorar la calidad de nuestras empresas y adaptarnos a este tiempo o anquilosarnos y depender de un conocimiento limitado que va a impedirnos evolucionar tanto profesional como personalmente.

Desde EspaiEduca ofrecemos formación permanentemente a nuestros colaboradores y colaboradoras y te podemos acompañar en la formación de la plantilla de tu empresa en la materia que necesites.

@EspaiEduca